Acondicionamientos de locales

Le comentaremos cómo queremos afrontar el acondicionamiento de locales

El acondicionamiento de locales es uno de las faenas a las que nuestra empresa dedica sus mejores recursos humanos y materiales. Se trata, sin duda, de una de las fases más relevantes en la reforma de los locales comerciales. A continuación, le informaremos acerca de qué implica llevar a cabo las labores de acondicionamiento.

En nuestra empresa nos encargamos de todo tipo de reformas grandes y medianas y los acondicionamientos de locales constituyen una parte de las reformas de instalaciones comerciales generales. Una parte básica, ya que suponen la preparación de una serie de infraestructuras imprescindibles para que, tras su instalación, se pueda realizar la actividad comercial pertinente. La colocación del mobiliario y su distribución y la decoración del local son fases que se abarcarán siempre después de haber dejado preparados los acondicionamientos.

Se trata de unos trabajos en los que nuestro asesoramiento puede resultar imprescindible también a la hora de elegir el local. Tengamos en cuenta que los acondicionamientos, generalmente, van a practicarse en los locales en bruto, que suelen encontrarse en las plantas bajas de edificios nuevos y aún no han tenido uso. Sin embargo, los locales en los que ya se había realizado alguna actividad suelen estar acondicionados y requerirían los estadios más avanzados de las reformas, como los relativos al interiorismo, y el cambio del tipo de actividad por parte del ayuntamiento en cuestión.

Esta diferencia entre los locales de los que partimos es importante, por ejemplo, a la hora de aplicar determinadas medidas contenidas en el Código Técnico de la Edificación. Una de ellas es la relativa a la eliminación de barreras arquitectónicas, fundamento de la consecución de la deseada accesibilidad universal para las personas con movilidad reducida (básicamente, las discapacitadas y mayores). En los edificios de construcción anterior a la entrada en vigor del citado Código Técnico de la Edificación algunos requisitos, como este, no son obligatorios.

La adaptación a la accesibilidad universal de los locales comerciales (la instalación de rampas en las entradas puede ser una solución) supone uno de los supuestos de acondicionamiento de un espacio comercial, pero le vamos a comentar más.

La fachada constituye una de las partes del local que más le interesará renovar, dado que es su parte más visible y debe invitar a entrar y consumir. Una vez dentro de las instalaciones, hemos de señalar que las de los locales en bruto suelen destacar por ser diáfanas, lo que va a eliminar algunos problemas relativos a la compartimentación, como los relativos a tener que derribar algunos tabiques.

Las instalaciones de los suministros corrientes, como el eléctrico y el agua, resultan también indispensables. Por otro lado, el coste de llevarlas a cabo diferirá en función de las actividades comerciales que se vayan a realizar en los locales. Sin duda alguna, este se encarecerá en los espacios en los que vaya a existir una dedicación a la hostelería, la industria y la sanidad. El saneamiento de los baños y las condiciones de iluminación generales tampoco pueden ser obviados.

Las condiciones de ventilación y climatización también van a requerir el acondicionamiento de unos espacios en los que luego sean instalados los equipamientos oportunos. Recuerde que sus locales tienen que adaptarse a unas condiciones higrotérmicas concretas y también va a convenir contar con ventilación natural. Asimismo, habremos de asegurar ciertas garantías de seguridad, como las que se establecen contra los incendios.

En última instancia, podemos preparar los espacios para los revestimientos, acabados y muebles oportunos.

En definitiva, nos encargamos de un acondicionamiento de locales que los deje listos para realizar las actividades comerciales oportunas.